Alberto Adriani un hombre que brilló con luz propia

Mérida es uno de los estados que los inmigrantes italianos eligieron para establecerse una vez llegado al nuevo país, y fue en esta entidad donde una de las poblaciones más grandes provenientes de este país se asentó, se multiplicó y fueron prolíficos y fructíferos, hasta el punto de dar a esta tierra hombres y mujeres que darían forma al futuro nacional, músicos, artistas, escritores, pensadores y políticos como Alberto Adriani, uno de los venezolanos más valiosos de su tiempo y de la historia.

Como parte del gabinete de Eleazar López Contreras

Giuseppe Adriani y María Mazzei, padres de este insigne economista y político, llegaron a Venezuela en 1892, y un par de años después se establecieron en la localidad de Zea, un pequeño pueblo de la región merideña. Allí nace el 14 de junio de 1898, quien más adelante llegaría a ser Ministro de Agricultura y de Hacienda. Luego de realizar sus estudios básicos en su estado de origen, se traslada a Caracas para iniciar su paso por la Escuela de Derecho, donde su brillantez es reconocida por todos.

La figura de Adriani Mazzei es una de las más importantes de la historia moderna de Venezuela

Europa sería su próximo destino, y es nombrado cónsul en Ginebra, donde aprovecha para estudiar en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociología de la universidad de esta ciudad, de allí se traslada a Londres donde escribe para varias publicaciones importantes latinoamericanas y se gradúa de periodista en 1928, y continúa preparándose estudiando y desempeñando varios cargos de gran importancia en Washington, capital norteamericana.

Venezuela lo recibe de manera modesta y vuelve a su pueblo natal para trabajar con sus padres en labores del campo; sin embargo, sigue escribiendo y recibiendo noticias de todo el mundo mientras realizaba grandes propuestas que cambiarían el rostro financiero del país, como la de la creación de un Banco de la Nación, que luego recibiría el nombre de Banco Central de Venezuela.

Parte imborrable de la política venezolana

Eleazar López Contreras le daría más delante de tomar las riendas del recién creado Ministerio de Agricultura en 1936, y poco después de del Ministerio de Hacienda, donde organiza una reestructuración total al mismo tiempo que propone, según Arturo Uslar Pietri, la frase “sembrar el petróleo”, que se ha hecho tan valedera desde entonces.

Construcciones Yamaro busca con estas líneas recordar a una de las mentes más brillantes del país, y uno de los mejores ejemplos de la influencia positiva de la inmigración italiana en Venezuela, que dejó nuevos hijos y grandes adelantos para esta nación.

Comentarios

Entradas populares