sábado, 26 de septiembre de 2015

Armando Iachini: Importancia de la lengua italiana en Venezuela

Alemania es el país donde más se habla el idioma italiano fuera de Italia dada su cercanía geográfica, histórica, comercial y política, esto según un estudio realizado por el ministerio del Interior del país europeo en el año 2007; en el mismo informa se refleja que Venezuela es la segunda nación de América Latina y el Caribe con mayor número de italoparlantes con más de 45.000, superada sólo por Argentina, lo que demuestra la importancia de esta lengua en tierras criollas.

Venezuela ha abrazado la cultura adriática de los cientos de miles de migrantes que han arribado a su suelo quienes han tenido que aprender a comunicarse con los locales, pero que también han dejado su marca en el castellano venezolano, casando palabras y expresiones al léxico regional que hoy día son de uso común.

Ciao, cretino, contorno o birra han pasado sin cambios al español de este país, mientras que balurdo, proveniente del balordo italiano y calarse, sacado de calarsi pasaron a formar parte del coloquio juvenil de las grandes ciudades; por otro lado paisano (paesano), terraza (terrazza), pasticho (pasticcio) o pico (picco), cambiaron levemente su grafía al llegar a Venezuela, y frases como “¡École cuá!” o “piano, piano” con tan comunes que no necesitan traducción.

El idioma italiano escrito y hablado es muy popular en Venezuela.
Empresas como Construcciones Yamaro, que se establecieron en estas tierras con la intención de crecer y echar raíces, consiguieron hacerlo, mezclando las tradiciones provenientes de la vieja patria, con las del nuevo mundo.

El gobierno venezolano ha recibido una propuesta hecha por el gobierno de Italia para enseñar el italiano en las escuelas como segundo idioma extranjero, un ejemplo delo que significa esta lengua en todo el territorio nacional.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Armando Iachini: Influencia italiana en las artes venezolanas

Miguel Ángel Buonarotte, Leonardo DaVinci o Donatello, por mencionar solo los más conocidos, han convertido el arte italiano en referente mundial desde la antigüedad, sus creaciones han superado el paso del tiempo y hoy día son parte del ideario universal de las bellas artes, pero más allá de los grandes maestros en todas las ramas de la creación, la vena artística italiana es parte de su cultura, de su esencia y esta ha sido exportada a los países que han dado cobijo a sus emigrantes.

Libro: "La arquitectura colonial en Venezuela", del autor italiano Graziano Gasparini.
Juan Vicente Fabbiani, Nedo Mion Ferrario, Claudio Perna, Jorge Gori, Hugo Daini, Giuseppe Pizzo, Feliciano Carvallo y un larguísimo etcétera de pintores y escultores de sangre italiana se establecieron en este país ya sea por llegada o nacimiento, desarrollando en esta tierra sus dotes, y en el más de los casos, pasando su legado y conocimientos a las nuevas generaciones, consiguiendo lauros y reconocimiento nacional e internacional.

Gio Ponti, Domenico Filippone, Nigra Montini, Graziano Gasparini, Antonio Lombardini, Angelo Di Sapio, entre muchos otros arquitectos de ascendencia ítala, ayudaron a cambiar el rostro de las ciudades criollas, llevándolas de la mano a la modernidad.

Gio Ponti arquitecto milanés que desarrolló grandes proyectos en Caracas.
Pintura, escultura, arquitectura, literatura, poesía, diseño, fotografía y cualquier otra expresión del arte en Venezuela, ha sido tocada e influida de alguna manera, por la inmigración italiana, sus talentos y capacidades.

Venezuela llegó a tener en su seno una de las colonias italianas más grandes del planeta, recibiendo en su suelo talentos de toda índole provenientes del país adriático o cuya descendencia se desarrolló en labores diversas, desde trabajadores de la tierra que levantaron sus campos, especialistas en el campo de la construcción como los fundadores de empresas Yamaro Construcciones C.A., grandes vocaciones culinarias, mecánicas y por su puesto en el mundo del arte.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Armando Iachini: Culinaria italiana en Venezuela, testamento de un encuentro

Italia ha traído a Venezuela suculentos platillos que, mucho más que una sinfonía de sabores y colores en la mesa, son también el ejemplo de una unión desarrollada con el tiempo, con la hermandad y el compromiso de quienes llegaron a este país a trabajar y hacer patria, con los conocimientos, la experiencia y el apego que importaron desde su antiguo hogar. 

Pastas, pizzas, salsas, y diversos postres como el Tiramisú y la Panna Cotta, son ahora un legado que forma parte de las influencias italianas dentro de la gastronomía de Venezuela.

Venezuela es el segundo país mayor consumidor de pasta luego de Italia.
Productos venezolanos y el artificio italiano se unieron para crear confecciones inspiradas en los platos tradicionales del país adriático pero con la sazón local. La cantidad de restaurantes, recetarios, leyendas culinarias y fusiones nacen a partir de este encuentro de dos identidades y dos geografías, y se traducen en una serie de conceptos que nacen en el Nuevo Mundo.

Pizza Margarita, la más solicitada por los venezolanos.

Yamaro Construcciones es un ejemplo de como la llegada de inmigrantes italianos trajo no sólo nuevas ideas y negocios de avanzada que se han mantenido en el tiempo, sino una serie de tradiciones que intentan ser recreadas y mantenidas en el lugar de destino; un maridaje perfecto al igual que en el fogón de lo nuevo y lo viejo, lo desconocido y lo familiar, que tiene gusto a novedad pero también a propio. 

Comidas creadas en torno a esta filosofía son el ejemplo perfecto; Venezuela por ejemplo, se dice que es el segundo país del mundo donde más pasta se come después de Italia, y esto es debido a una identificación arraigada de los unos con los otros, que nunca se podría perder en el tiempo para seguir apuntando hacia el futuro.