lunes, 31 de agosto de 2015

Agustín Codazzi, un italiano de gran importancia en la historia venezolana

Simón Bolívar y los ideales de libertad que se movían por toda América del Sur, hicieron mella en Agustín Codazzi mientras este se encontraba en Estados Unidos, donde el explorador escocés Gregor McGreror y el pirata galo Luis Aury estaban realizando una expedición a favor de estos conceptos.

Ingeniero Militar italiano Agustín Codazzi.
Agustín Codazzi consiguió logros significativos en regiones como la Florida, Panamá y Colombia, pero ante el poco apoyo por parte del alto mando militar, este ingeniero militar italiano decide regresar a Italia, concluyendo de esta manera su primera incursión en asuntos latinoamericanos, pero sin olvidar estas tierras a las que volvería en un futuro.

Codazzi, en su regreso a América, fue destacado al entonces Departamento del Zulia, ciudad de Maracaibo. Durante esta época conoce a Bolívar en su último viaje a Caracas, lugar donde también traba amistad con José Antonio Páez (relación que sería de gran importancia para ambos); quien le propuso la tarea de regresar al Zulia y elaborar un mapa de la zona, despertando los talentos para la cartografía de su nuevo conocido.

La Gran Colombia se encontraba en este momento en proceso de separación, y aprovechando el éxito del encargo hecho por Páez, este le propuso realizar lo mismo con todas las regiones del país, hasta crear un completo Atlas de Venezuela, que junto a su publicación Resumen de la Geografía de Venezuela le convierten en el cartógrafo oficial del país.

Mapa de Venezuela, parte del Atlas físico y político de Venezuela de Agustín Codazzi

La Colonia Tovar, otro de los proyectos asociados a este hombre, es quizá uno de los más interesantes, pues se buscaba incrementar la inmigración europea a la zona, mediante la creación de lugares similares.

Armando Iachini: Una vista general de la inmigración italiana en Venezuela

Mérida, Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, Guanare, Acarigua, Araure, El Tigre, Trujillo y Valera fueron las ciudades que mayor cantidad de inmigrantes italianos han recibido en la historia de Venezuela. Este país siempre ha tenido las puertas abiertas para los nacidos en tierra adriática que buscan suerte en nuestras costas.

Inmigrantes italianos desembarcando en Venezuela (Foto: datuopinion.com)

Grandes nombres asociados a la política, letras, artes, economía e industria, hasta los viajeros anónimos con el sudor de su frente y su labor constante han fortalecido los cimientos de esta tierra, han criado familia y transmitido sus conocimientos y don de gente a los pobladores locales, todo para crecer juntos con vista al futuro.

Foto: europayvenezuela.blogspot.com

La conquista e independencia fueron los períodos en los que menos afluencia de italianos experimentó este país; sin embargo, algunos nombres sobresalen de las páginas de los libros y se han quedado grabados a fuego en la memoria colectiva.

Filippo Salvatore Gilii, José Cristóbal Roscio, Francisco Isnardi, Agostino Codazzi y el General Carlos Luis Castelli resaltan por su participación en los primeros días de la Venezuela independiente, así como sus familias y amigos que viajaron con ellos, creando algunos de los árboles más notables de la genealogía local.

Los siglos XIX y XX trajeron mayor cantidad de nuevos habitantes a esta nación provenientes de los cuatro puntos cardinales de Italia, todo después de que pierde vigencia un conjunto de leyes que dan prioridad a la inmigración de vascos y canarios, en razón del idioma, dando pasó a la llegada masiva de gente proveniente de otras nacionalidades, liderados claro, por los italianos.