martes, 25 de abril de 2017

¡IMPORTANTE! Personajes italianos que hicieron historia: Agustin Codazzi

Agustín Codazzi fue un militar nacido en Italia que tuvo un impacto muy notable en la historia de Venezuela. Aunque su profesión no era solo la de militar, pues también era un geógrafo, cartógrafo e ingeniero. Este personaje nació en la ciudad italiana de Lugo en 1793 y muere en Colombia en 1859.

Armando Iachini
Agustín Codazzi
La carrera militar de Codazzi fue muy prometedora, pues obtuvo logros dignos de mención en lugares como Florida, Panamá y Colombia. A pesar que regresó a su país natal luego de sus hazañas bélicas, nunca perdió de la vista a los territorios latinoamericanos a los que regresaría en el futuro.

Tras su regreso a América, Codazzi se codea de personalidades como Simón Bolívar, lo que llevaría a su carrera militar al ápice, puesto que durante esa época fue destacado al Departamento del Zulia, comenta Armando Iachini.

Su labor como cartógrafo no es menos importante que la de militar, pues a esta profesión le dedicó muchos años. Sus aportes en materia de cartografía fueron muy importante para entender el territorio que rodea a Venezuela y a Colombia. A él le debemos muchos avances relacionados a la geografía, por el motivo que a pesar de la época en la que vivía tuvo la pasión para trazar y explorar estas regiones a mano.

El legado de Agustín Codazzi se mantiene presente. “Hoy los caminos que aquel italiano recorrió a caballo y con instrumentos de medición precarios, pero vanguardistas en la mitad del siglo XIX, han sido reemplazados por cámaras aéreas de alta resolución, esquemas digitales y hasta por información captada desde satélites en el espacio”, indica Alejandro Alarcón en un artículo de El Espectador.

Mapa realizado por Codazzi
Pero Codazzi no ha sido el unico italiano que ayudó a construir el futuro de un país. Durante años, Venezuela recibió a migrantes italianos que buscaban nuevos horizontes. Los mismos se destacaron en diversas profesiones, Construcciones Yamaro es un ejemplo de ello, pues es una constructora que ha sido protagonistas de instalaciones viales de gran escala.

Por Armando Iachini

miércoles, 19 de abril de 2017

Armando Iachini: El legado italiano en Venezuela

Ser italiano es tener conciencia de un legado que nutre la cultura universal. Ya sea a través de la gastronomía, la pintura o la literatura, la herencia italiana parece estar siempre presente en la cultura actual. Los italianos, además, son conocidos por ser un pueblo de nómadas, pues la inestabilidad social del siglo XX los llevó a ampliar sus horizontes en búsqueda de una calidad de vida.

Armando Iachini

De esta forma, los italianos se esparcieron por distintos lugares del mundo, promoviendo su cultura en donde se estableciesen. El continente predilecto de los mismos era América, pues las economías en crecimiento de muchos de estos países servían de motivación para los que buscaban una mayor estabilidad económica.
Venezuela está entre los países que recibieron un gran flujo de inmigrantes italianos. Estos se asentaron tanto en la capital como en las zonas andinas, siendo esta última el ambiente idóneo para que se dedicaran a la agricultura.

Es así como se consolidó una comunidad de exiliados italianos, cuya intención era la de venir a estas tierras para dar lo mejor de sí y poder cumplir con todo lo que no podían hacer en sus países, explica Armando Iachini.

Podemos decir que de los italianos brindaron lecciones de vida importantes a los venezolanos. Entre ellas está la del trabajo duro como un medio para alcanzar todas las metas que nos propongamos. Son numerosos los ejemplos de italianos exitosos en el país, Pasquale Ianchini Alfonzo Marozzi son uno de ellos.

Armando Iachini

Ambos italianos llegaron muy jóvenes al país. A pesar de su corta edad, tenían algo que los unía: una visión que se concretaría años después como Construcciones Yamaro. Esta constructora ha estado a cargo de las obras más relevantes de Venezuela. La misma lleva décadas encargándose del buen desarrollo de la vialidad en nuestro país.

Por Armando Iachini

miércoles, 5 de abril de 2017

¡NO TE LO PIERDAS! El aporte cultural y social de Italia en Venezuela

A mediados del siglo XX, Venezuela era una de las mayores potencias económicas de Latinoamérica. Su creciente economía debida a la bonanza petrolera, atrajo a extranjeros que estaban en la búsqueda de nuevos horizontes.

Armando Iachini
Cultura Italiana
En este sentido, el país recibió con los brazos abiertos a una extensa ola de migraciones proveniente de diversas partes de Europa. En su mayoría, eran personas que escapaban de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Es así como se consolidó una comunidad de exiliados italianos, cuya intención era la de venir a estas tierras para dar lo mejor de sí y poder cumplir todas sus metas propuestas, explica Armando Iachini.

Los italianos fueron uno de los grupos migratorios más resaltantes durante este proceso. Su influencia se evidenció en el ámbito de la agricultura y de la construcción. Este último se puede evidenciar en  empresas de la talla de Construcciones Yamaro, fundada por Pasquale Manzini y Alfonzo Marrozzi. Estos dos personajes llegaron a Venezuela muy jóvenes en la búsqueda de nuevos horizontes y una mejor calidad de vida.

El trabajo y la dedicación como pilares fundamentales que son necesarios para lograr nuestras metas, forma parte de la filosofía de vida italiana que ellos compartieron con nosotros. Construcciones Yamaro es el vivo ejemplo de que con empeño y trabajo duro, se construyen vías para el desarrollo de un mejor país.

Pero la influencia italiana no solo se limita a la construcción y la agricultura. El ámbito gastronómico también tuvo un impacto notable en el país. La gastronomía italiana se evidencia en los numerosos restaurantes italianos que se esparcen por toda la ciudad de Caracas. La mayoría asentados en zonas como La Carlota y La Candelaria.

Armando Iachini
Gastronomía Italiana
Así mismo, decidieron compartir parte de su legado cultural con los venezolanos. La tradición culinaria italiana es de nivel universal, por ello deberíamos sentirnos afortunados de tener un poco de ella en Venezuela.

Por Armando Iachini