domingo, 20 de agosto de 2017

¡NO TE LO PIERDAS! Deporte venezolano recibe apoyo de empresas italianas

La migración de italianos a Venezuela en la década de los sesenta ha dejado frutos positivos en el país. Actualmente los extranjeros que decidieron convertir Venezuela en la nueva tierra para hacer su familia tienen negocios, organizaciones y empresas prósperas que aportan al aparato productivo de la nación. Además de aportar en la economía nacional, también apoyan al talento deportivo.

Armando Iachini
Noel Camacho

Armando Iachini, directivo de la empresa italiana en Venezuela Construcciones Yamaro, puntualizó que su organización ha prestado apoyo a atletas, como el criollo Noel Camacho. Este deportista asistió a España y Portugal para representar a la pequeña Venecia en un evento deportivo el año pasado.

“Noel tiene más de 10 años trabajando como mesonero en un conocido restaurante de Caracas y todos los días se levanta con la ilusión de conseguir triunfos importantes para su país en el atletismo, es por eso que no vacilamos en apoyarlo. La historia de Camacho está muy ligada al logro y al esfuerzo, lo que lo hace un caso muy especial”, dijo Iachini.

Construcciones Yamaro apoya a Noel Camacho como parte de su estrategia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que tiene vínculos estrechos con la organización financiera Bancamiga.

“Camacho viajó a Europa para participar en dos carreras de calle: una de 5 kilómetros y otras de 10 kilómetros, donde se darán cita los mejores corredores europeos, es por ello que el aporte de Yamaro constituye una ayuda fundamental para seguir motivando a grandes venezolanos que se esfuerzan día a día por dejar nuestra bandera en lo más alto”, expresó el vocero de la compañía.

Armando Iachini


Construcciones Yamaro es una empresa que se constituyó formalmente en 1974 luego que sus fundadores, Pasquale Iachini y Alfonzo Marrozzi, decidieran en octubre de 1950 asentarse en Venezuela buscando mejores estilos de vida. Parte de sus obras en el país son la construcción de la Autopista José Antonio Páez, la autopista Acarigua-Barquisimeto, la circunvalación Norte en el Estado Lara, La Autopista Cantaura-El Tigre, entre otras.

Por Armando Iachini

martes, 15 de agosto de 2017

Armando Iachini: Herencia italiana construye futuro en Venezuela

Venezuela históricamente le ha dado cobijo a un sinfín de extranjeros para que inicien una nueva vida en tierras de Latinoamérica. Los italianos son parte de los ciudadanos del mundo que han echado raíces en ese país libertado por Simón Bolívar.

Actualmente la cultura venezolano tiene influencias de los españoles, portugueses e italianos. Estos últimos han hecho aportes importantes en el acervo económico, influencia política y hasta en las ofertas de trabajo.

Armando Iachini


En la Venezuela moderna existen empresas de tradición que siguen sumando al país. Una de ellas es la compañía en materia de construcción Yamaro que se creó en octubre de 1950. Luego de la segunda guerra mundial, que concluyó en 1945, los jóvenes Pasquale Iachini y Alfonzo Marrozzi decidieron llegar a Venezuela para hacer su vida. Una vez en esa nación, iniciaron el proyecto de vida que hasta la fecha se mantiene en pie como una de las más sólidas empresas de construcción vial del país: Construcciones Yamaro.

“Luego de juntar todos sus ahorros, Pasquale Iachini y Alfonzo Marozzi en compañía de algunos familiares, deciden asociarse para adquirir un pequeño camión Fiat con el que se dedicarán al transporte de materiales de construcción. Con un total desconocimiento en el área de la construcción, comienzan a trabajar con mucho esfuerzo y sacrificio hasta que poco a poco van adquiriendo las destrezas necesarias que les permiten cimentar las bases de lo que luego sería formalmente Construcciones Yamaro”, reseña la historia de la compañía.

Para 1974 la empresa crece a un ritmo acelerado. Pasa de ser una subcontratista para convertirse en una totalmente independiente con la capacidad de realizar obras importantes. Para ese entonces sus principales trabaos se concentraron en los estados Apure y Guárico.

La empresa inmediatamente empieza a crecer vertiginosamente y en 1974 deja de ser una empresa sub contratista, para dar paso a su total independencia realizando obras de importancia en los estados Guárico y Apure. Una vez posicionados en la región, es hora de enfrentar el primer gran desafío: La construcción de la carretera San Fernando, Paso Arauca, Puerto Páez, en los confines del Estado Apure.

Armando Iachini


“Construcciones Yamaro, con mística, profesionalismo y un altísimo standard de calidad, abre las puertas al siglo XXI con paso firme, permitiéndole diversificarse, incursionando en el mercado hotelero, con la construcción de los hoteles D&D Inn Tibana Caracas y el Hotel Amazonía en San Fernando De Apure”, menciona el departamento de comunicaciones de la empresa.

Por Armando Iachini

martes, 4 de julio de 2017

¡DEBES SABERLO! Venezuela con rasgos italianos

La cultura italiana es una que ha permitido construir la Venezuela actual y moderna. Para nadie es un secreto que entre las décadas de los 40 y 60 Venezuela recibió a muchos ciudadanos del mundo que huían de la Segunda Guerra Mundial y de las consecuencias que esta trajo para diferentes naciones. Los italianos fueron uno de ellos.

Armando Iachini
Américo Vespucio
Inclusive, antes de esas décadas, los italianos ya habían realizado aportes importantes a la cultura venezolana. El nombre de Venezuela se debe a un genovés: Americo Vespucci quien hizo la comparación de la pequeña Venecia cuando contempló las tierras frente a la laguna de Sinamaica. También las primeras cartografías de Venezuela se deben a Agustín Codazzi quien en 1832 comenzó sus trabajaos topográficos, comenta Armando Iachini.

Desde esas fechas es imposible obviar el aporte de la cultura italiana a la venezolana. La fundación de algunas ciudades vino de la mano de italianos de gran experiencia. Tal es el caso Barquisimeto y Trujillo que estuvieron influenciadas por Francisco Graterolo, antepasado del libertador Simón Bolívar. Un nombre que resalta en la historia de Venezuela y que tiene raíces italiana es Castelli, un militar destacado de la época colonial y que cuyos restos reposan en el panteón nacional, junto con los de Codazzi.

Es importante resaltar que la de acuerdo con sociólogos y antropólogos, la inmigración italiana en Venezuela tiene “dos grandes momentos”.

Armando Iachini


“El primero se registra alrededor de 1860 y coincide con el período del Resurgimiento italiano, cuando la península buscaba la unificación de su territorio y la libertad, y descollaba la figura de Giuseppe Garibaldi como factor aglutinante de las tentativas revolucionarias. Esta circunstancia política, que afectaba también a la economía, motivó el que muchas familias, sobretodo garibaldinas, se vinieran a Venezuela y se instalaran mayoritariamente en los Andes.”, explica Guadalupe Burelli en su libro Italia y Venezuela: 20 testimonios.

Actualmente existen empresas que también son el reflejo de esa mano amiga venezolana le ha brindado a los italianos. En octubre de 1950 Pasquale Iachini y Alfonzo Marrozzi escaparon de Italia por las penurias consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Una vez establecidos en territorio venezolano iniciaron lo que hoy en día es una de las empresas más sólidas en materia de construcción vial: Construcciones Yamaro

Armando Iachini
Por Armando Iachini



martes, 6 de junio de 2017

Armando Iachini: La influencia de los italianos en Venezuela

Toda nación plural y diversa surge como consecuencia de la influencia de los grupos migratorios. A pesar de que existan muchos grupos –en su mayoría inclinados hacia un pensamiento de derechas- que afirman que la inmigración es un factor negativo para las sociedades, se ha confirmado que los países de mayor desarrollo tanto cultural como económico, son los que tienen una diversidad racial más pronunciada.


Armando Iachini


Son varios los beneficios que traen los grandes grupos migratorios, ya sean económicos, sociales o culturales. A mediados del siglo XX, concretamente en el período de 1940 entre 1960, hubo en Venezuela una primera gran oleada migratoria que contribuyó profundamente en el crecimiento poblacional y en el desarrollo del país. Los efectos socio-culturales y demográficos que dejó este proceso migratorio que es conocido como el de las “puertas abiertas” se perciben todavía, casi 70 años después.

Es bien sabido que la Europa del siglo pasado, estuvo sometida a numerosos acontecimientos de naturaleza convulsa que afectó considerablemente la calidad de vida de los europeos. Como consecuencia, muchos buscaban nuevos horizontes lejos de sus fronteras. El continente a escoger era, en su mayoría, América. En la caso de Venezuela, las nacionalidades que impactaron con mayor intensidad se encuentran la portuguesa, la española y la italiana, explica Armando Iachini.

Se estima que una gran población italiana se concentró en las zonas andinas, precisamente porque estas regiones les permitían hacer lo que mejor sabían, trabajar la agricultura. Si algo caracterizaba esta comunidad italiana que se estaba asentando en nuestros territorios, era su voluntad para el trabajo y para el progreso.

Armando Iachini

La influencia de la inmigración italiana se evidenció en la agricultura y de la construcción. Este último se puede notar empresas de la talla de Construcciones Yamaro, fundada por Pasquale Manzini y Alfonzo Marrozzi. Estos dos personajes llegaron a Venezuela muy jóvenes en la búsqueda de nuevos horizontes y una mejor calidad de vida. Desde temprano, comprendieron que el trabajo y la dedicación son pilares fundamentales si lo que se quiere es progresar. 

Por Armando Iachini

jueves, 18 de mayo de 2017

¡ENTÉRATE! ¿Cómo los italianos se amoldaron a nuestra idiosincrasia?

En diversas partes del mundo se han registrado desplazamientos migratorios por parte de italianos. En Suramérica, por ejemplo, este hecho está más que comprobado.

Armando Iachini

Los países con mayor cantidad de inmigrantes italianos nos encontramos con BrasilArgentina y Venezuela. Este éxodo numeroso que se dio en distintas regiones de nuestro continente compartía un interés en común: el de salir adelante y encontrar una estabilidad económica que su país en ese momento no les podía brindar.

Si hablamos de Venezuela, la comunidad italiana tuvo dos períodos relevantes de afluencia al país. El primero, que data de 1920, en el cual la mayoría se esparció por las zonas andinas para trabajar en lo que mejor sabían hacer: la agricultura. Los terrenos fértiles de los estados Trujillo, Táchira y Mérida eran ideales para el trabajo con la tierra, por ello los italianos se sintieron a gusto al pisar estas regiones.

El segundo período está comprendido en la mitad del siglo XX. En esta ocasión, las profesiones de los inmigrantes eran varias: zapateros, constructores, sastres, jornaleros, etc. Los mismos se dispersaron por distintas partes del país, pero principalmente en ciudades como Valencia, Caracas y Maracay.

Emprendimiento, esfuerzo, trabajo y desempeño son palabras que describen a muchos de estos italianos. Entre ellos nos encontramos con Pasquale Ianchini y Alfonzo Marozzi, dos jóvenes que dejaron sus tierras por la búsqueda de nuevas oportunidades.

Armando Iachini


Ambos visionarios, tras años de arduo trabajo, lograron formar una de las empresas más sólidas en cuanto a construcción vial del país, formalmente conocida como Construcciones Yamaro.

Por Armando Iachini

sábado, 13 de mayo de 2017

Armando Iachini: La relación entre Italia y Venezuela desde sus inicios

Venezuela ha enlazado una relación con Italia prácticamente desde su descubrimiento. Es bien sabido que Cristóbal Colón y Américo Vespucio son de origen italiano, lo que se traduce a que nuestro contacto con Italia viene desde los tiempos de la conquista. La primera impresión de Vespucio al ver las viviendas tradicionales de los indígenas sobre el agua, fue la de la semejanza del lugar con Venecia, lo que llevó al país a ganarse el epíteto de Pequeña Venecia.

Armando Iachini
Inmigrantes italianos
Pero la influencia italiana no solo se limita a ese aspecto, pues tiempo después una oleada de inmigrantes provenientes de Italia sería recibida por el país, comenta Armando Iachini. Este fenómeno se evidenció principalmente durante el gobierno de Isaías Medina Angarita, el cual flexibilizó las normativas migratorias con la finalidad de recibir  mayor mano de obra extranjera, pues el país al momento experimentaba un crecimiento económico nunca antes visto. Durante este tiempo, los europeos que llegaban al país lo hacían debido a las consecuencias que trajo consigo la Segunda Guerra Mundial.

Lo italianos que llegaron a Venezuela tenían diferentes profesiones: profesores, médicos, agricultores, sastres, modistas, zapateros, chefs y constructores. Formando estos últimos una vasta población de la comunidad inmigrante. Pasquale Ianchini y Alfonzo Marozzi son un ejemplo de que con trabajo duro y dedicación, todo es posible.

Tanto Ianchini como a Marozzi fueron recibidos por el país a temprana edad. Ambos personajes tenían grandes aspiraciones, y las mismas se concretaron al momento en que su empresa, Construcciones Yamaro, se consolidó como una de las constructoras más influentes del país.

Armando Iachini
Construcciones Yamaro en sus inicios
Pero ellos dos no son los únicos empresarios de origen italiano exitosos en el país, muchos lograron hacerse empresarios exitosos en el país. Esto se debe a que el trabajo y la dedicación es para ellos una de las premisas si se quiere lograr el éxito. Son varias las historias que narran el triunfo de los extranjeros en nuestro país, pues este siempre ha brindado un sin límite de oportunidades.

Por Armando Iachini

martes, 9 de mayo de 2017

¡ATENCIÓN! El impacto laboral de la inmigración italiana en Venezuela

Los italianos son un pueblo que ha sabido cómo esparcir su cultura alrededor del mundo. A su vez, durante el siglo pasado fueron conocidos por su nomadismo, pues las problemáticas sociales que cundían en su país fueron un catalizador para que los italianos migraran buscando una mejor calidad de vida.

Armando Iachini 


La inmigración, entonces, sirvió como un medio para que diferentes países conocieran lo que es la italianidad. El legado italiano se evidencia en el arte, la arquitectura, la gastronomía y la música. Entre los principales países que fueron sitios en donde se asentaron notables comunidades de italianos, nos encontramos con Estados UnidosArgentinaBrasil y Venezuela.

En el caso de Venezuela, el éxodo italiano se asentó tanto en la capital como el interior del país, específicamente en los Andes, pues las fértiles tierras eran idóneas para la agricultura, comenta Armando IachiniNumerosas fueron las profesiones de los italianos que se acercaron al país, pero todos compartían el mismo propósito: surgir en un país que les ofrecía la estabilidad económica que Italia no les podía brindar al momento.

Cabe destacar que en cuanto a la fuerza laboral, la influencia de la inmigración italiana se evidenció sobre todo en el ámbito de la agricultura y de la construcción. Este último se puede notar empresas de la talla de Construcciones Yamaro, fundada por Pasquale Manzini y Alfonzo Marrozzi

Estos dos personajes llegaron a Venezuela muy jóvenes en la búsqueda de nuevos horizontes y una mejor calidad de vida. Desde temprano, comprendieron que el trabajo y la dedicación son pilares fundamentales si lo que se quiere es progresar. Construcciones Yamaro es el vivo ejemplo de que con empeño y trabajo duro, se construyen vías para el desarrollo de un mejor país.

Armando Iachini 


Si tienes un interés particular por conocer más sobre la situación de los inmigrantes italianos en Venezuela, el libro Italia y Venezuela: 20 testimonios, editado por la Fundación de la Cultura Urbana y recopilado por Guadalupe Borellireúne los testimonios de 20 italianos que emigraron durante el período mencionado.

Por Armando Iachini