jueves, 28 de enero de 2016

Con Construcciones Yamaro nacieron negocio y familia en Venezuela


La historia de Construcciones Yamaro se remonta a la llegada de sus fundadores al Venezuela, pero termina con el levantamiento de una familia y un gran nombre. 



Los principios de la empresa (Foto: notiglobo.com)
Pascualle Iachini y Alfonzo Marozzi llegaron a Venezuela luego del final de la II Guerra Mundial, buscando nuevas oportunidades y comenzar desde cero en una nueva tierra, con grandes proyectos y como otros tantos de aquellos inmigrantes italianos, armados con sus ganas de trabajar, su esfuerzo y la esperanza puesta en un mejor futuro; a su llegada al país, reunieron sus limitados recursos y procedieron a la compra de un camión, con el que trasladaban materiales de construcción, lo que les dio su inicio en este ramo.

Construcciones Yamaro C.A. nace como tal unos pocos años después, en 1969 gracias a la labor constantes de sus fundadores, quienes además tomaron el riesgo de solicitar préstamos a otras empresas de mayor tamaño para hacerse de los equipos y herramientas necesarios para cumplir con sus primeros contratos, pero hay que decir que con el levantamiento de esta empresa no solo nació uno de los nombres comerciales más importantes del país, también nacieron familias y un gran aporte a la comunidad.

Armando Iachini es prueba de esta continuidad familiar a las riendas de la compañía, puesto que la confianza y la inversión puestas en la misma, ha dado frutos más que considerables, sin contar, que han tenido gran responsabilidad en dar forma a esta nación en su línea de trabajo.

Del ingenio y tesón de Yamaro han salido:
  • La carretera de San Fernando a Puerto Páez en el estado Apure
  • la Autopista José Antonio Páez entre Portuguesa y Barinas
  • la Autopista Acarigua-Barquisimeto
  • la circunvalación norte en el estado Lara 
  • y la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho 

Al igual que en la edificación de hoteles como:
  • Eco Inn (Caracas),
  • Tibana (Caracas),
  • Hotel Amazonia en San Fernando de Apure.

martes, 26 de enero de 2016

El deporte venezolano con acento italiano (Parte 3)

Los logros de los jugadores venezolanos de procedencia italiana en el futbol nacional se cuentan entre los más importantes del balompié nacional. 



Deporte y sentimiento nacional son ideas unidas por un sentido muy especial, el orgullo por el logro que se obtiene al ser excelente en una disciplina es un concepto con el que Construcciones Yamaro puede relacionarse muy bien, debido a sus años de experiencia y evolución; de este modo, en un esfuerzo por dar a conocer las aportaciones de los hombres y mujeres que guiados de ascendencia italiana por esta búsqueda surcan los engramados de los campos de juego con la meta de alcanzar la gloria en los medalleros.

Alejandro y Gabriel Cichero son ambos grandes representantes del futbol en Venezuela, continuando una herencia que incluye a su padre Mauro Cichero, quien fuera capitán de la Selección Nacional que participara de los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980; el mayor es defensa central con experiencia en la liga criolla y el más joven, ha participado como lateral izquierdo en la liga nacional y en la Liga Suiza.

Armando Iachini Saragó uno de los mejores entrenadores del futbol nacional (Foto: panorama.com.ve)

Armando Iachini Giacomo Di Giorgi por su parte, también tiene terreno ganado como Vinotinto y dentro del campeonato local pasando por varias camisetas como las del Mérida Fútbol Club y Llaneros de Guanare en su posición de centrocampista.

Jaime José Moreno Ciorciari ha marcado su paso por la tercera división española con el equipo Atlético Málaga como delantero del que se esperan grandes cosas tanto en suelo patrio como en el extranjero.

Eduardo José Saragó Carbón en su papel de entrenador ha trabajado con divisas de la Primera División venezolana como el Caracas Fútbol Club, el cual dejó en noviembre del 2015 para perseguir nuevos intereses profesionales.

Armando Iachini: El deporte venezolano con acento italiano (Parte 2)

Como uno de los deportes donde Italia ha marcado la excelencia en el mundo, no es de extrañar que la exportación de talentos a otras tierras haya rendido los mejores frutos. 



Futbol es una de las pasiones mundiales, y uno de los países donde este despierta más emociones a nivel global es Italia, por lo tanto no es de extrañar que las canchas nacionales estén llenas de jugadores cuya ascendencia adriática los ha hecho una gran adición al juego venezolano, por esta razón Yamaro Construcciones se ha esforzado en mostrar a la colectividad, la positiva influencia de los representantes venezolanos en el deporte más practicado en el planeta cuyos padres, abuelos o ancestros provengan de tierras italianas.

Gilberto Angelucci, por ejemplo, es uno de los jugadores más recordados del balompié venezolano quien durante sus años de jugador activo recibió el mote del "Gigante de Turén" mientras se desenvolvía como guardametas en la liga criolla, y que luego durante su carrera como director técnico al mando Tucanes FC de Amazonas condujo a esta divisa a su primer triunfo en el campeonato local en 2011.

Armando Iachini  Gilberto Angelucci logró reconocimiento en las canchas nacionales (Foto: itmodeportivo.com.ve)

Armando Iachini Giovanni Savarese cuenta con experiencia dentro y fuera del país (Foto: soccerwire.com)
Miguel Ángel y Rafael Mea Vitali son dos de los nombres más reconocibles de esta disciplina en los engramados de Venezuela, su amplia trayectoria de casi un cuarto de siglo, los colocan entre los jugadores más queridos del futbol nacional; estos han formado parte de oncenas como las del Caracas FC, entre otros en su largo currículo nacional e internacional.

Giovanni Savarese Rubinaccio formó parte de las filas de la Selección Nacional venezolana y ha sido incluido en escuadras tan reconocidas como el MetroStars de Nueva York donde ha realizado una importante actuación.

martes, 12 de enero de 2016

Las manos italianas que construyeron a Venezuela (Parte 1)

Los inmigrantes italianos le dieron forma a Venezuela (Parte 1)


Algunas de las obras más significativas del panorama venezolano, deben su construcción al esfuerzo de inmigrantes italianos establecido en este país.  


Cultura, arte, política, economía y negocios construyen un país y a Venezuela la han construido manos provenientes de todo el mundo, sus aportes en la confección nacional son invaluable tanto como los de los nativos y sin duda la unión de ambos esfuerzos es lo que ha dado como resultado esta confusa, maravillosa, colorida y encantadora mezcla de tradiciones, colores, sabores y desarrollo que hoy somos, de allí que cuando se piensa en la identidad nacional esta no es homogénea, sino variada y ecléctica como sus habitantes.

Marcos Pérez Jiménez fue el artífice de una política migratoria muy abierta que durante los años 40 y 50 permitió el ingreso al país de cerca de 300mil ciudadanos italianos, provenientes de un continente europeo castigado por la guerra y con ganas de probar suerte en el nuevo mundo, listos para trabajar duro y poner sus talentos al servicio de una nueva bandera, y de sus ganas de crear familia convirtiendo este en su nuevo hogar para ellos y los suyos.

Las carreteras que unieron a Venezuela fueron hechas con esfuerzo de inmigrantes italianos (Foto: armandoiachini.bligoo.com)

Venezuela se edificó literalmente en aquellos años, su paso de una sociedad rural a una citadina fue más que evidente y se evidenció en la cantidad de obras que se multiplicaron por todo el territorio, situación que se vio agudizada por el boom petrolero, y de nuevo aquí, en esa infraestructura naciente y moderna, se marcan las huellas del inmigrante, especialmente del italiano.

Construcciones Yamaro son artificies de algunas de las construcciones y trabajos más importantes de toda la geografía patria, ayudando a conectar las poblaciones antes lejanas, gracias a obras como:
  • la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho
  • la carretera San Fernando a Puerto Páez en el estado Apure
  • la Autopista José Antonio Páez entre Portuguesa y Barinas 
  • o la Autopista Acarigua-Barquisimeto.