miércoles, 30 de diciembre de 2015

Las costumbres navideñas que llegaron de Italia

La mesa de navidad tiene sabor italiano


Las comidas y los dulces típicos venezolanos tienen muchos orígenes, algunos de estos provienen de la inventiva y arte italianos nacionalizados.  


Tradiciones venezolanas de larga data que pasan por la cocina, la música, el hablar o las celebraciones se han teñido con los colores y sabor traídos desde más allá del mar por los inmigrantes que llegaron a hacer vida en este país, de sus conocimientos, arte y cultura muchos son los vestigios que llenan hoy el costumbrismo criollo, sin que muchos sepan siquiera que estas no son creadas en suelo nacional, y la navidad es uno de los ejemplos más palpables de este fenómeno.

pan de jamón Armando Iachini
El pan de jamón creado por manos extranjeras en tierra venezolana es el perfecto ejemplo de esta amalgama de sabores y texturas que hoy día es infaltable en la mesa decembrina escoltando a la hayaca, otro producto de la reunión de culturas; el panettone traído desde tierras adriáticas para poner dulzor a la ocasión es ahora imposible de extraer de las fiestas de fin de año, donde se regala, se come y se comparte en familia; incluso el pasticho, versión criolla de la lasagna se ha ganado su lugar en la mesa navideña nacional.

El panettone llegó de Italia y se hizo de un puesto en la mesa navideña 

Las lentejas servidas en año nuevo como esperanza de prosperidad para los próximos 12 meses son una costumbre proveniente de Italia y España, que llegó hasta las costas nacionales con los inmigrantes y que se ha quedado dentro del libro de actividades típicas de la última noche de cada año, junto a comer las uvas o salir con una maleta a la calle.

Yamaro Construcciones es parte de la tradición de trabajo, celebración, familia y logros de Venezuela, por eso como una familia recuerda los valores que han hecho grande a este país y la gente de más allá del mar que ha dejado su esfuerzo en él, para que cada navidad se pueda mirar al futuro con esperanza.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Armando Iachini: Los músicos italianos y su influencia en los sonidos venezolanos

Construcciones Yamaro ha tejido su nombre con el material no solo de la economía de Venezuela, sino con su cultura y forma de vida las cuales forman parte del día a día de sus habitantes tanto como cada una de las obras que han realizado; entre estas expresiones culturales, la música es una de las más importantes por lo que conocer el alcance que la inmigración italiana ha dejado en el ritmo y la melodía locales es de alto valor.

Franco de Vita es parte de la avanzada de músicos venezolanos de origen italiano.
Cantantes, compositores, luthiers, intérpretes y directores que trajeron su talento propio o heredado a costas venezolanas y proveniente de los distintos puntos del terruño italiano han llenado el cancionero y los pentagramas criollos de cuando género y ritmo pueda existir; sus contribuciones a la música hecha en el país puede apreciarse en la cantidad de melodías creadas, tocadas o cantadas por estos a lo largo de la historia.

Italo Pizzolante dejó mucha música detrás de sí como parte de su legado

Pizzolante, Salani o Gallignani son apellidos bien conocidos en la música venezolana en los distintos estilos en los que se han desarrollados, desde la tradicional, al jazz o la clásica quienes dieron su toque propio a la producción nacional, grabaron decenas de discos, se adueñaron de múltiples escenarios y locales y se crearon una reputación en un medio donde el talento y la constancia lo son todo.

Franco de Vita, Pablo Manavello o Yordano y Evio DiMarzo se hicieron muy conocidos en todo el país como parte de la movida urbana de los ochenta y noventa, mientras que el pianista Chicho Barbarossa, Jorge Spitteri y otros grandes instrumentistas de raíces adriáticas sirvieron como músicos de sesión o parte de algunas de las grandes agrupaciones nacionales.