¡NO TE LO PIERDAS!: La tradición migrante italiana

Los italianos son conocidos por ser un pueblo de emigrantes. Se tiene registro de que durante siglos, estos sentaron comunidades entre los cuatro continentes. Esta ola migratoria ha tenido como catalizador la profunda pobreza en diferentes zonas de Italia. La salida de estas personas significó para la sociedad italiana un fuerte alivio en cuanto a la presión demográfica.

Armando Iachini 

Como destino tuvieron sobre todo a América del Sur y Norteamérica, particularmente Estados Unidos, Brasil y Argentina, países con un gran crecimiento económico que necesitaba de mano de obra. Estas migraciones fueron previstas para largo plazo, puesto que el retorno a Italia no formaba parte de sus proyectos.

[Armando Iachini] cuenta que a mediados del siglo XX, Venezuela recibe con los brazos abiertos a una extensa ola de emigraciones proveniente de diversas partes de Europa. En su mayoría, eran personas que escapaban de los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Es así como se consolidó una comunidad de exiliados italianos, cuya intención era la de venir a estas tierras para dar lo mejor de sí y poder cumplir todas sus metas propuestas.

Se estima que una gran población italiana se concentró en las zonas andinas, precisamente porque estas regiones les permitían hacer lo que mejor sabían, trabajar la agricultura. Si algo caracterizaba esta comunidad italiana que se estaba asentando en nuestros territorios, era su voluntad para el trabajo y para el progreso.

Armando Iachini 

Fue en octubre de 1950, cuando dos jóvenes italianos, Pasquale Ianchini y Alfonzo Marozzi, escapando de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, llegan a tierras venezolanas. A pesar de su corta edad, eran visionarios. Con trabajo duro, esfuerzo y dedicación, lograron fundar su propia empresa. Conocida ahora como Construcciones Yamaro, una de las compañías de construcción vial más importante del país.

Por Armando Iachini

Comentarios

Entradas populares