Armando Iachini: El legado culinario de Armando Scannone



Venezuela es rica en su comida tradicional, desde el occidente, al oriente se mezclan los sabores, las recetas y las sazones de cada maestro de la cocina.
 Esta maravillosa mezcolanza de sabores forma el compendio intangible que llamamos gastronomía criolla. Cuyo máximo guardián en este país, no podría ser otro que Armando Scannone, quien a sus 93 años, se mantiene activo y listo para emprender nuevos retos y seguir dejando su huella culinaria.


Un verdadero paladín de la gastronomía venezolana (Foto: el-nacional.com)


Scannone es el octavo de nueve hermanos de una familia de inmigrantes italianos, que se vieron expuestos a las bondades de los plato típicos de varias partes del país, más por necesidad que por otra cosa. Con tantas  bocas que alimentar a la vez, para la familia Scannone la ayuda era necesaria en la cocina.  

Mi cocina a la manera de Caracas (1982) es el segundo libro más leído en Venezuela, precedido sólo por la Biblia. Esto nos da una idea del alcance que ha tenido el talento de este maestro. Pero más que un conjunto de recetas exitosas, este volumen se trató de recopilar y traer de vuelta a la vida platillos caídos en el olvido y muchos de éstos hubo que recrearlos desde cero.


Junto a su obra más conocida (Foto: enlasdosorillas2.files.wordpress.com)

La obra de Armando Scannone se extiende mucho más allá de los fogones. De hecho, la carrera que eligió estudiar no podría estar más lejos de la que terminó siendo su pasión de vida. Se graduó como ingeniero civil, desarrollando una importante carrera en esa área, incluso llegando a participar de proyectos de gran calibre. 

Además de cocinero, se ha destacado como escritor. Scannone ha contribuido con decenas de artículos a medios impresos y digitales, y completando más de 18 recetarios.

Construcciones Yamaro saluda a uno de los artífices más importantes de la comida venezolana.  Agradeciéndole  su contribución en la evolución gastronómica que ha sufrido la mesa criolla, vista a través de la sensibilidad de un hijo de italianos.

Comentarios

Entradas populares